El impacto de las cifras pisa fuerte en estos tiempos donde las analíticas de los datos gracias a la tecnología, han estado a la mano de quienes deciden, marcando las decisiones organizacionales para avanzar hacia el crecimiento y desarrollo. 

Las estadísticas no sólo ayudan a predecir el futuro sino a crearlo para generar una cadena de valor que enriquezca a los stakeholders relacionados. Esto lo puedes lograr con instrumentos como el diagrama Ishikawa para contemplar las causas y efectos de un problema, métricas sobre el poder del branding en tu marca y el impacto que ha tenido en los clientes, reportes detallados de una actividad con su análisis de aspectos susceptibles a mejoras y una parte de la esencia empresarial  como lo es la productividad. 

Los números nos rodean, nos marcan, nos evalúan, los vemos hasta en las redes sociales donde puedes medir tu engagement y demás, estos símbolos numéricos son una guía para saber en qué mejorar, puntuar aspectos de un producto o servicio para saber si se deben hacer adecuaciones para mejorar el rendimiento. Aunque más allá de los números, también hay que preocuparnos por la esencia, por la calidad, por la experiencia de servicio, cuando te centras en esos ítems y afines, los números crecen, tanto en ventas como en valoración de satisfacción respecto a lo que ofreces. 

Pero hay ciertas cuestiones que no pueden ser englobadas solo en números, necesitas apoyarte de las palabras, recuerda que trabajas con personas, que más que una cifra son como tú, con aspiraciones y sueños, tristezas o alegrías, por lo que no es prudente que te dejes llevar por la frialdad de los dígitos, sino contagia a los demás de tu espíritu, aunque en estos tiempos la palabra contagiar tenga un contexto negativo. 

Para concluir, te puedo decir que la era tecnológica nos ha ayudado con dichas mediciones, en Auditapp la información que quieres analizar la tendrás de manera segura y es tratada con absoluta confidencialidad, eso es algo que anhelamos hoy en día. Dale poder a las palabras, no sólo a las cifras, los colaboradores necesitan estar motivados y una palabra correcta en el momento oportuno marca la diferencia, no sólo midas, sino comunícate. 

Luisa María Quito Carbonell (Lumaqui) – Copywriting Manager